domingo, 29 de mayo de 2016

Egipto. Arte y religión.


ARTE EGIPCIO.
Arquitectura. Características.
Era arquitrabada, es decir, con cubiertas planas sostenidas por enormes columnas. No usaban el arco ni la bóveda como en Mesopotamia.
Los edificios se realizaban en piedra y se decoraban con grabados, esculturas y pinturas.
Pintura mural.
Las figuras se representaban siempre con el rostro, los brazos y las piernas de perfil, mientras que el ojo y el tronco estaban de frente. Eran planas, sin profundidad y el tamaño dependía de la importancia del personaje. Se utilizaban colores vivos sin mezclas ni sombras.
Tipos de edificios.
Templos. Se componía de:
Una avenida de esfinges, un patio interior hasta donde podían acceder los fieles, una sala de columnas o Sala hipóstila y el Santuario donde se aloja la estatua del dios o diosa.


Tumbas. Tipos.
Mastabas. Eran pirámides truncadas por la parte de arriba, que servían de enterramiento a personajes importantes de la corte.
Pirámides. Nacieron de la superposición de mastabas.
Hipogeos. Tumbas excavadas en la roca.



¿También embalsamaban a sus muertos las clases más humildes del Antiguo Egipto?
No puede decirse que lo que hacían los egipcios menos favorecidos fuera un embalsamamiento en toda regla, a saber: extracción de cerebro por la nariz, vaciado de vísceras -hígado, estómago, intestinos y pulmones- en vasos canopos, lavado y rellenado del cuerpo, baño de natrón para la desecación, ungido de aceites y vendaje. Así lo hacían los ricos, lo que resultaba costosísimo, ya que el proceso duraba más de dos meses -el ritual religioso ralentizaba mucho las cosas- y tanto los materiales como la mano de obra cualificada suponía un desembolso importante. De modo que los más pobres se limitaban a inyectar purgantes para limpiar los intestinos y, tras colocar el cuerpo en un baño de natrón, lo vendaban. Cuando no tenían recursos ni para estos menesteres, envolvían al difunto en una estera o piel de animal y lo enterraban en la arena, al estilo de sus primeros antepasados.
Fuente: Muy Interesante.



LA MOMIFICACIÓN.
La momificación está basada en la contienda de los dioses Osiris y Seth. Este último descuartiza el cuerpo de Osiris, su hermano, para impedir su resurrección. Isis, su hermana y esposa, reúne los trozos y recompone el cuerpo, lo venda y le devuelve la vida.
La palabra momia proviene del vocablo persa mummia, de mum betún, que se utilizaba para la momificación. ¿En que consistía el proceso y las técnicas de momificación? Unos días después de la muerte, el cuerpo era llevado a los embalsamadores, quienes trabajaban a orillas del Nilo, ya que necesitaban agua en abundancia. Se colocaba al difunto sobre una mesa de piedra, madera o alabastro.
Se lavaba el cuerpo y se procedía a la extracción del cerebro. A continuación, se extraían los órganos internos: el estómago, los intestinos, los pulmones y el hígado. Los envolvían en un paño de lino y los introducían dentro de los cuatro vasos canopes bajo la protección de cuatro dioses especiales, llamados “hijos de Horus”, representados en las tapas de estos vasos: Duamutef, de cabeza de chacal (para el estómago); Qebehsenuf, de cabeza halcón (para los intestinos); Amset, de apariencia humana (para el hígado); Hapy, de cabeza de mono (para los pulmones). El corazón se dejaba dentro porque no debía separarse de su cuerpo, pues era el lugar donde residían los sentimientos, la conciencia y la vida. Aunque también podía ser sustituido por una representación escultórica del corazón.
Luego se cubría el cuerpo con natrón, una sal que lo desecaba. Este tratamiento duraba entre 35 y 40 días, de forma que el cuerpo totalmente deshidratado ya no se descomponía. Se rellenaba utilizando limo procedente del Nilo o especias. Después se cosía y, a veces, lo cerraban con lino, una placa de cera o, tratándose de un rey, con una chapa de oro. Se lavaba con agua del Nilo y se ungía con bálsamos aromáticos. Y entonces, ya se podía vestir al difunto.
 Una vez realizados esos pasos, el cuerpo se envolvía en vendas de lino impregnadas a veces en resina, mediante un ritual muy estricto. Mientras se realizaba este proceso, un sacerdote que portaba una máscara del dios Anubis recitaba las fórmulas sagradas. Entre los vendajes se introducían amuletos y tiras de lino que recogían textos del Libro de los muertos.
La cabeza de la momia se cubría con una máscara pintada o de oro, si pertenecía a algún faraón. Finalmente, la momia se introducía en uno o varios sarcófagos y se entregaba a la familia para comenzar con los ritos funerarios.





Para terminar, te propongo varios ENLACES que te resultarán muy interesantes:

En este enlace puedes conocer los principales Dioses Egipcios.
Y en este otro, visitar virtualmente las obras Egipcias del Museo del Louvre.
2o Minutos.es, nos ofrece anécdotas sobre la vida cotidiana de Egipto.
Una entrevista de RTVE con dos profesores universitarios que excavan en Egipto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada