lunes, 1 de febrero de 2016

La Mezquita de Córdoba, Medina al Zahra. Arte islámico.


FUENTE: Daniel Gómez.



CORDÓPOLIS.
Los arqueólogos tienen mucho que explicar de una Mezquita que no está orientada a La Meca, que se levanta sobre una antigua iglesia y se sospecha que también sobre un antiguo templo romano.


R. Lo del templo romano no está claro. Bueno, es una iglesia tardorromana visigoda, que es el complejo de San Vicente. Lo que sí parece es que es mucho más complejo de lo que en realidad se ha dicho siempre. No era una iglesita de tres al cuarto sino que probablemente tuvo que ver con el complejo episcopal de la ciudad tardorromana, y que incluyera el palacio del obispo, el templo, dependencias monacales de algún tipo. Es decir, que fue un complejo mucho mayor. La ubicación de la Mezquita ahí no fue casual, en absoluto. Ese era el centro de poder de la ciudad en ese momento. Y los musulmanes eligieron ese lugar por su relación con el río y lo que implicaba instalarse sobre el centro de poder de la Córdoba previa, que era el poder religioso. A finales del Imperio Romano, y luego en época visigoda, se produce por primera vez la lucha entre el poder temporal y el poder religioso, y con cierto basculamiento hacia este. Es decir, las élites del final del imperio son las religiosas: el gran gobernador de la ciudad es el obispo. Entonces, instalarse sobre el corazón, el núcleo director de la ciudad previa fue un elemento de un simbolismo apabullante. Desiderio Vaquerizo, Catedrático de Arqueología de la Universidad de Córdoba.













No hay comentarios:

Publicar un comentario